RESPONSABILIDADES POLÍTICAS YA

lunes, 3 de mayo de 2010

El Alcalde se escaquea


Francisco Frías escribió el siguiente artículo de opinión en el periódico San Fernando Información. El artículo nos parece acertado, claro, irónico y muy ilustrativo. A veces, como ocurre siempre con Francisco Frías, una palabra suya vale más que mil imágenes.

En esta ocasión nuestro alcalde prefirió instalarse en las tinieblas del antagonismo. Como una mujer fisgando de reojo su silueta al pasar frente al reflejo de cualquier escaparate, de Bernardo pasó de largo la llamada de la cita popular y prefirió seguir su camino a lugar seguro para no correr trances innecesarios. Él, tan aficionado a las candilejas de los escenarios mediáticos, se echó a un lado del encuadre aun a riesgo de menguar el barómetro de su popularidad y dio indulto a los cámaras y fotógrafos para que activasen focos y flashes sin su presencia.
El rodaje de la película se vio privado de la estampa del ilustre galán, y el sanedrín popular convocado por la plataforma ciudadana Responsabilidades Políticas Ya, tuvo que iniciar la sesión con un aspa de falta en el padrón de asistentes emplazados.
Las cámaras enfocaban de vez en cuando la sala abarrotada por si el gran deseado hubiera decidido camuflarse entre la asistencia emulando los famosos cameos de Alfred Hitchcock en sus películas, pero no. El alcalde a esas horas estaba haciendo arqueo de caja en el ayuntamiento que para eso es de su competencia mirar por los guindeles del ciudadano.
Total, que los organizadores se quedaron con la miel en los labios y los asistentes se volvieron a casa con los tomates y los huevos podridos en el bolsillo. La foto que todos esperábamos quedó congelada en el objetivo de las cámaras, y el argumento de la película se vio ultrajado por el escaqueo del primer actor. No obstante, el resto del reparto cumplió debidamente con su papel y la función se celebró con éxito a pesar de todo.
Ahora, visionado el espectáculo, y apartándonos de la retórica cinematográfica, toca valorar y opinar sobre el evento. Mi estimación es de matrícula de honor por que, por mucho remiendo que se ponga para zurcir el descompuesto municipal con magnas, juras, regidores y otras distracciones lúdicas castrenses-religiosas, esta gente de la plataforma se ha propuesto que aquí nadie se olvide ni un solo día de la realidad que nos perturba por el escándalo del desfalco municipal, y a fe que lo está consiguiendo convocando reuniones como el del pasado jueves y haciéndose notar en la mayoría de los actos previstos en la celebración del cacareado Bicentenario. Un bicentenario abanderado por los mismos responsables políticos del robo, que deberán sufrir la utilización popular de los eventos por los ciudadanos, de igual forma que ellos los utilizan para promoción personal.
El capítulo de opinión en cuanto a la incomparecencia del alcalde a la cita de la calle Gravina no ofrece dudas para servidor. Le ofrecieron la oportunidad de explicar lo inexplicable pero su canguelo pudo más que su osadía. Las piernas le temblaron en el momento sublime y prefirió poner su astucia a buen recaudo antes que someterla a un tribunal popular que solo exige el adeudo de sus deberes administrativos. Cuanto más tiempo pasa y más empecinamiento demuestra el andalucista por aferrarse al bastón, más notoria es la ambición que exhibe por el mando.
Es obvio que de Bernardo tiene un plan trazado para seguir sustentando su economía con los impuestos que todos pagamos. Nadie con otras intenciones menos codiciosas soportaría ni un momento más el temporal de críticas y agravios que le llueve por todas partes. Solo la percepción de un suculento guarismo es capaz de compensar tanto bochorno y tanta murmuración.
El alcalde sabe perfectamente que a pesar de los pesares, su futuro lo tiene garantizado en una nueva renovación legislativa.
A nadie se le escapa que el PA recibirá su merecido castigo en las urnas en las próximas elecciones y que su representación municipal sufrirá mermas importantes. Del mismo modo, tampoco a nadie se le pasa por alto que el castigo no será tan severo como para erradicar en su totalidad la presencia andalucista en nuestro ayuntamiento. Por tanto, llegado el momento, el alcalde y algún que otro camarada, estarán en disposición de ofrecer sus servicios a cualquiera de los partidos mayoritarios que necesiten de su asociación para obtener la mayoría, ya que dudo mucho esta sea alcanzada en la urnas por PSOE o PP. De ahí que ni socialistas por un lado ni conservadores por otro, hayan arremetido con mociones de censura o disociaciones oportunas contra el PA. Ambos grupos saben lo necesario que puede llegar a ser un pacto con los andalucistas en un futuro próximo y de Bernardo tampoco lo ignora. Por el contrario, sabe que esa es su gran baza y está dispuesto a camuflarla bajo los fastos del bicentenario sin exponerse a procesos populares que pongan en peligro su estrategia.
Diplomacia, maestría, habilidad, visión de futuro… Llamémoslo como sea, pero así es la política. No hay más que rascar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada